Existen distintos tipos de asimetrías musculares, las cuales se refieren a la descompensación que puede haber entre distintos grupos musculares, como agonistas- antagonistas, superiores- inferiores… Pero hoy hablaré de la que normalmente nos aqueja a la hora de esculpir el cuerpo en el gimnasio. Me refiero a la asimetría existente entre los hemisferios derecho- izquierdo.
Cuando encontramos una asimetría exagerada (3cm o más), estamos hablando de un problema patológico debido al pinzamiento de algunos nervios entre las vértebras cervicales. Ésto es muy poco común y debe ser tratado por un fisioterapeuta o traumatólogo.

En el resto de la gente, ésta asimetría se produce simplemente por la predominancia del lado dominante y no hay por qué alarmarse.

Todos somos asimétricos, unos más y otros menos, pero todo lo somos.
Normalmente, ésta asimetría es imperceptible y no se nota. Ahora bien, cuando la diferencia entre los dos hemisferios salta a la vista, es hora de ponerse a trabajar para corregirla.
(No indagaré en ejemplos evidentes de asimetrías como en los casos de tenistas, volleybolistas, golfistas, etc.).

Cómo corregirla?
Lo que escucharás en todas partes es que debes trabajar unilateralmente y que debes minimizar el trabajo con máquinas guiadas. Y estoy de acuerdo. Y también escucharán cosas como: “realiza unas cuantas repeticiones más con tu lado atrasado”, “haz una serie de pre- agotamiento con tu lado débil”, “entrena un día extra sólo el lado no dominante”, etc.. Y aquí sí debo decir que estoy total y absolutamente en desacuerdo.
No existe precisión ni seriedad en estos tipos de consejos. Cuántas series más debo hacer con mi lado débil? Al principio o al final del ejercicio? Cuántas repeticiones extra? Preagotamiento con qué variable, poca pausa, con un ejercicio diferente o con altas o bajas repeticiones? Un día extra sólo con mi lado atrasado? No corro el riesgo de crear un nuevo lado dominante?
En fin, éstos consejos son demasiado vagos e imprecisos.

Lo que hay que hacer en realidad
Supongamos que lo que estamos intentando corregir es la asimetría entre biceps. A la hora de hacer un curl con mancuernas, empezaré SIEMPRE con mi lado débil y haré mis máximas repeticiones. Supongamos que hayan sido 12. Cuando coja la mancuerna con mi brazo más fuerte realizaré TAMBIÉN 12, por más que pueda hacer 20 repeticiones.
De ésta forma irás compensando de a poco y de una forma controlada ambos hemisferios.
Esto se aplica a todos los músculos y es la forma más segura de ir equilibrando de a poco el lado atrasado.
Aclaración: Siempre seguiremos teniendo un lado más fuerte que el otro, pero con este sistema podrás utilizar los mismos pesos con ambas partes y corregir la tan temida asimetría muscular.
Así que recuerda, empieza siempre con el lado más débil y haz la misma cantidad de repeticiones con el hemisferio dominante!

Comments

comments

junio 18, 2015 Pupi carlino