“Tengo el tiempo, las ganas, la motivación y la determinación para lograr este año el cuerpo de mis sueños… lo que no tengo es presupuesto para un entrenador personal…” Cuáles son mis opciones?

Primero en principal, quiero dejar claro que, lo que más cuesta y lo que en realidad tiene un precio que, por más que seas millonario no puedes comprar, es la DISCIPLINA y la DETERMINACIÓN para lograr tu objetivo. Con esto quiero decir que, lo imprescindible para alcanzar el cuerpo, la salud o la condición física que deseas es: tener el tiempo necesario para dedicarle al gimnasio, saber ser paciente y objetivo respecto a lo que quieres lograr y, lo más importante, comprometerte sabiendo que no será ni inmediato ni fácil alcanzar tus metas. Teniendo esto asumido, el proceso restante simplemente… fluye.

Si bien estamos de acuerdo en que un profesional cualificado, como un buen entrenador personal con experiencia, es la ayuda idónea y la mejor herramienta para lograr el cuerpo de tus sueños, debemos aceptar que a veces nuestra situación económica nos impide darnos el lujo de contratar a uno. Pero… no te desanimes, que siempre existen opciones económicamente más accesibles a la hora de invertir en tu figura y tu salud. A continuación, algunas ideas que te harán ahorrar dinero:

1. Entrenamiento en pareja o grupos
La mayoría de los entrenadores personales ofrecen descuentos de entre un 20-35% si decides entrenar en pareja o en grupo. Siempre que los integrantes de esta pareja o grupo estén relativamente al mismo nivel, podrás acceder a una sesión personalizada y obtener excelentes resultados con un profesional que te guíe, motive y aconseje por un precio considerablemente menor del que pagarías si lo contratases sólo tú.

2. Entrenamiento personal al aire libre
Si todavía crees que es sumamente necesaria una persona que te guíe y te motive, pero te resulta imposible para tu bolsillo, una muy buena opción es buscar entrenadores personales que trabajen al aire libre. De esta forma te ahorrarás entre 15 y 70 euros al mes, correspondientes a la cuota de un gimnasio.

3. Tutoriales en Youtube
Si todavía tu presupuesto no te permite pagar una tarifa para parejas o un entrenamiento al aire libre, no te preocupes! Existen muchísimos canales de entrenadores y nutricionistas en Youtube que ofrecen rutinas, dietas y tips para lograr diferentes objetivos, siempre con el práctico apoyo audiovisual a la hora de mostrar una correcta ejecución o explicación y con la ventaja de poder dejar tu opinión o dudas en la sección “comentarios”. Precio: un click en “me gusta”, sólo para demostrar tu agradecimiento, si bien ni siquiera es obligatorio.

4. Entrenamientos online
En la era de facebook, whatsapp, skype, facetime, etc, existe siempre la alternativa de una interesante cantidad de profesionales que ofrecen su asesoramiento a distancia con excelentes resultados y con tarifas que alcanzan hasta un 75% de descuento en comparación con un entrenamiento personal. Es de suma importancia verificar la reputación y la valoración de los clientes que ya han contratado dicho servicio. Muchas veces los más famosos, los más caros y reconocidos del ámbito son los que más “copian y pegan” y los que jamás siquiera llegan a conocerte, ya que tienen el servicio automatizado y ni les interesa quién eres. Jamás debes pagarle a alguien que deje pasar más de un mes sin que te pregunte cómo vas, sin que chequee tus progresos o te pida un feedback sobre si estas conforme o si hay algo que deberías ajustar en tu dieta o rutina.

5. Actividades dirigidas
Si aún no entran dentro de tu presupuesto ninguna de las opciones anteriores, no te desanimes, que por el precio de la cuota de cualquier gimnasio siempre tendrás incluido una gran variedad de actividades dirigidas orientadas a distintos objetivos como tonificación, entrenamientos cardiovasculares de distintas intensidades, movilidad, postura, flexibilidad (Gap, spinning, pilates, stretching, etc). Siempre recomiendo cualquiera de las franquicias de Les Mills (BodyPump, BodyBalance, BodyAttack, Zumba, etc). Están perfectamente diseñadas acorde al objetivo que prometen, al tiempo de que enganchan y recrean a la vez.

Resumiendo, si bien lo ideal y lo más efectivo es contar con un buen entrenador personal que te guíe en tus entrenamientos y te oriente con el plan alimenticio acorde a tus objetivos, no te frustres si no puedes pagarte uno. Como te he dicho al principio, lo que no tiene precio es la disciplina y la determinación para lograr la meta que te propongas. Con estas alternativas que acabo de enumerar puedes obtener casi los mismos beneficios que con sesiones personalizadas, sólo que a un coste muchísimo menor. El éxito siempre dependerá del nivel de compromiso y motivación que tengas para con los resultados que anhelas obtener.

Comments

comments

enero 31, 2017 Pupi carlino